Hogaza básica

Si necesitas pan decente y no tienes tiempo que perder; si los prefermentos te asustan, pero te gustan las tostadas; si simplemente es la primera vez que te pones a hacer pan y no eres de los que empiezan la casa por el tejado, aquí tienes nuestra propuesta de pan sencillo. Sólo necesitas 400 g de harina de trigo, agua, sal y levadura de panadería.

1. Medida

Harina de trigo Agua Sal Levadura fresca
100% 65 – 70% 1,8% 1,5%

Para un pan majete y fácil de manejar, puedes emplear las siguientes cantidades:

400 g de harina

260 g agua

7 g sal

6 g levadura fresca prensada (o 2 g de levadura de panadería instantánea seca)

 

2. Mezclado

Junta la harina y el agua en un bol, mezclando con una espátula. Trabaja bien esa plasta hasta que esté homogénea; tardarás 3 minutos. Tapa el bol con un papel film.

Autólisis: vete a dar una vuelta de 1 hora de duración.

3. Amasado

Añade la sal y mézclala bien, incrustándola en la masa. Después (y no a la vez) haz lo mismo con la levadura, bien desmenuzada y repartida. Hazlo dentro del bol, utilizando tu cucharón, espátula o las manos para doblar la masa sobre sí misma en repetidas ocasiones. Si ves que la masa se despega bien del cuenco, no dudes en cogerla con las manos y doblarla sobre sí misma unas 20 veces para la sal y otras tantas para la levadura. Embadurna de aceite un bol y coloca la masa en él. Dale un par de vueltas para que tu masa se aceite por todas partes y tápalo con papel film. Descansa media hora.

Vuelve con fuerzas renovadas y haz un pliegue: imagínate que la masa es un cuadrado. Dentro del bol, pillar la masa por uno de los lados, estírala en el aire y dóblala sobre sí misma; repite el proceso en los cuatro lados de tu cuadrado imaginario; lo habrás hecho cuatro veces, si tu cuadrado tenía cuatro lados 😋

Tapa tu masa con papel film y guárdala en la nevera. Éste es todo el amasado que necesitas.

4. Fermentación – desarrollo

Espera un mínimo de 8 horas con tu masa en la nevera, por ejemplo de la noche a la mañana siguiente o de la mañana a media tarde. Será bastante más grande que cuando la metiste. Sácala y déjala una horita para que se temple un poco.

5. Formado

Pon una cucharadita de aceite en una tabla y extiéndela con la palma de la mano; ésta es tu superficie de trabajo. Vuelca la masa sobre esta superficie, ayudándote con una espátula o una cuchara de madera. Ahora, imagínate que la masa es un pañuelo y dentro hay un objeto que quieres envolver (¡en realidad no hay nada, está todo en tu mente!). Envuélvelo con la masa, tirando de los bordes hacia el centro; te saldrá una bola con un pegote feúcho en la parte superior. Si quieres dar forma como un campeón, puedes echarle un vistazo a nuestro artículo sobre cómo formar una bola.

6. Fermentación – subida

Hazte con un cuenco grande, o limpia y seca aquel donde estaba la masa en la nevera. Coloca un paño muy limpio y sin olor a Mistol, de algodón o lino, en el bol, y espolvoréalo uniformemente con una o dos cucharadas de harina. Mete tu bola de masa dentro, la parte del pegote hacia arriba, espolvorea de nuevo con harina y dobla el trapo por encima de la masa para protegerla. Espera 1 hora.

7. Horneado

Prepara tu horno para hacer pan a toda potencia como explicamos en recetapan.com en la sección Horneado; necesitarás media hora de precalentamiento. Desmolda tu pan encima de un papel de horno (vuélcalo encima del papel: ¡parte fea hacia abajo!) y dale un buen tajo de lado a lado con el cuchillo del pan (crudo o cocido, este cuchillo sirve igual). Mete el pan en el horno y bájalo 15º C cada 10 minutos, hasta que esté tostadito a tu gusto, lo que ocurrirá en unos 35 – 40 minutos.

8. Enfriado

Sobre una rejilla y procurando que el aire pueda circular libremente a su alrededor. ¡Muéstralo con orgullo ante tu familia!

Un pensamiento en “Hogaza básica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *