Victorian Milk Bread

Los británicos… esos reyes de la tostada y del pan enriquecido. Esa gente para la que un trozo de queso fundido en una rebanada de pan es un plato nacional… pero no cualquier queso, y desde luego no cualquier pan. Y es que en cuestión de panes los británicos siempre han tenido las tostadas de su parte, que no es poco, ya que ellos han sabido como nadie dar fama a este pan y se han tomado en serio cómo enriquecerlo. En este caso os presentamos la receta de lo que conocemos como ‘pan inglés’ o de una forma más pomposa Victorian Milk Bread, que no diferiría en mucho de un típico pan de molde blanco si no fuera porque está enriquecido con leche y mantequilla, ingredientes que hacen que sean tan sabrosas esas tostadas. Debéis saber que si hacéis esta receta jamás volveréis a apreciar una tostada que no sea la que salga de vuestro molde… estáis avisados.

1. Medida

Para realizar este pan os hará falta un molde que podéis adquirir a un módico precio en tiendas de cocina y panadería. El pan de la foto está hecho con un molde normal (abierto) pero también los hay con tapa, tipo Pullman, que son algo más caros -en torno a 30€- y que le dan al pan un aspecto similar en sus cuatro costados.

La fórmula en porcentajes queda así:

Harina blanca panificable Leche Levadura fresca Azúcar Mantequilla Sal
Prefermento Resto Prefermento Resto Prefermento Resto
30% 70% 18% 42% 0,6% 1,4% 5% 10% 2%

Y las cantidades para un molde de 30cm son:

PREFERMENTO:

150g de harina (blanca de trigo panificable)

90g de leche

3g de levadura fresca

Haremos este prefermento un día antes de mezclarlo con el resto de la masa. Simplemente mezclamos los ingredientes hasta que quede una masa homogénea, la metemos en un bol tapado con film transparente y se mete en la nevera unas 12 horas.

RESTO DE LA MASA:

350g de harina (blanca de trigo panificable)

210g de leche

25g de azúcar

10g de sal

7g de levadura fresca

50g de mantequilla (si no tienes también puedes usar aceite de oliva).

Aconsejamos que la leche sea entera para que enriquezca más al pan, y si además es fresca tu tostada te lo agradecerá con un mejor sabor. Ya que vas a hacer pan de molde, ponte y haz el mejor pan de molde.

2. Mezclado

En un bol junta el prefermento -que ha estado en la nevera unas 12 horas- con el resto de los ingredientes. Mezcla hasta obtener una masa homogénea y deja esperar unos 15 minutos para que se atempere antes de proceder al amasado.

3. Amasado

Amasar utilizando la técnica del amasado francés hasta obtener una masa elástica y fina (de 10 a 15 minutos). Para saber si la masa está en su punto es útil fijarnos en la superficie de la masa durante el amasado: ésta tiene que ir quedando lisa, sin desgarros. También podemos cortar un pequeño trozo de masa, estirarla entre varios dedos con ambas manos y ver si ésta crea una membrana traslúcida sin llegar a romperse, entonces tienes la masa en su punto.

4. Fermentación – desarrollo

Viertes la masa en un bol aceitado, lo tapas y dejas reposar unas 2 horas en verano (o unas 3 horas en invierno).

5. División y Formado

Divide la masa en dos partes iguales con ayuda de tu balanza, cada una pesará algo menos de 450g. Desgasifica la masa presionándola sobre la mesa con ligeros golpes (sin maltratarla ni extenderla demasiado, simplemente para desalojar burbujas grandes de gas) y después forma una bola con cada una de las partes. Hay que intentar dar tensión a la superficie de cada bola, para esto gírala bajo tu mano mientras la arrastras sobre la superficie de trabajo de forma continua, hasta que veas que la bola tiene buena pinta y luce una superficie tersa y regular.

6. Fermentación – subida

Aceita tu molde, mete las dos bolas de masa y deja fermentar unas 2 o 3 horas. Para saber si está en su punto de fermentado puedes tocarlo con un dedo y ver cómo la masa recupera la forma: si la masa recupera rápidamente la forma y no queda huella de tu dedo, le falta fermentado; si la masa recupera lentamente la forma y se puede ver la huella que ha dejado tu dedo, es el momento de hornear y tu horno debe estar listo a 220º.

7. Horneado

El horno debe haber sido precalentado a 210º. Hornea durante unos 35 minutos para el molde de 30 cm que te indicamos; si el pan es más grande, puede tardar hasta 45 minutos. Si la superficie se empieza a quedar demasiado tostada puedes utilizar papel de aluminio para cubrir el pan y así evitar que quede una corteza superior demasiado oscura y gruesa. Si al desmoldarlo los laterales y la base están todavía un poco blandos y poco tostados, puedes volver a meter el pan en el horno sin molde 5 minutos más, hasta que estén más hechos.

8. Enfriado y conservación

Desmolda (con cuidado para no quemarte) y deja enfriar sobre una rejilla hasta que esté a temperatura ambiente, después estará perfecto para ofrecerte tostadas de sabor legendario. Este pan no durará lo mismo que el pan de molde industrial cuya vida es alargada de forma artificial a base de aditivos, pero sí te aguantará bien fresco durante al menos dos días. Puedes cubrir la superficie cortada con papel de film y envolver el pan en tela de algodón para maximizar la conservación. Las tostadas y sandwiches que te proporcionará este pan no tienen igual y te aseguramos que después de hacerlo tú mismo, no volverás a mirar atrás a aquel pan comercial, por mucho doble horneado que éste tenga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *